lunes, 30 de enero de 2017

Qué ver en Barranco: paseando

Como anunciamos en el anterior post, hemos ido avanzando pasito a pasito por la ciudad de Lima a través de su Centro Histórico y sus edificios religiosos; Miraflores y sus locales de moda; llegando hasta uno de los distritos más bonitos de la urbe: Barranco.

Creo que podemos decir sin temor a confundirnos que también es el distrito más peculiar por su arquitectura, su vida nocturna y algunas de las personalidades que pueblan sus calles. Barranco es un punto imperdible dentro de cualquier tour que queráis realizar en Lima: aquí encontraremos restaurantes, locales de ocio y salas de exposiciones que no tienen nada que enviar a grandes ciudades europeas.

A los visitantes que vengáis en taxi pueden dejaros en la Plaza de Barranco (también conocido como Parque Municipal). Desde Miraflores en taxi 'de la calle' no deberían cobraros más de S/ 7 y no más de S/ 12 si venís desde algún punto de San Isidro. Si usáis aplicativos para móviles tipo Uber, TaxiBeat o EasyTaxi el precio no debería estar un par de soles por encima.





El Parque de Barranco fue inaugurado el 13 de febrero de 1898 y tiene la forma de cualquier plaza, con unos pequeños jardines y una estatua central conocida como la Danaide, ninfa marina que está rodeada de estatuas alusivas a la mitología clásica. También podremos ver el candelabro Barberini y unos angelitos llamados Puttis. En el margen de la plaza encontraremos una pérgola en el que en algunas ocasiones se presentan bandas y orquestas de corte alternativo.

En el centro derecho del parque encontraremos la Biblioteca Municipal y en el margen izquierdo cruzando la pista la vieja iglesia de La Santísima Cruz.



Pero sigamos y crucemos hacia las escaleras que nos conducen hasta el conocido Puente de los Suspiros, construido en el año 1876 y llamado así por los romances de los que fue testigo a lo largo de los años. Este puente de madera fue destruido en 1881 debido al paso del ejército chileno durante la Guerra del Pacífico y posteriormente reconstruido años más tarde. Debido a la humedad de Barranco sus maderas han sufrido bastante y estuvo cortado durante unos meses el pasado 2016 por labores de mantenimiento. Hoy día está totalmente operativo. Se dice que en la primera visita al puente, éste se debe cruzar conteniendo la respiración hasta el otro lado y pedir un deseo al soltar el aire. La famosa compositora peruana Chabuca Granda compuso una canción a este puente titulada precisamente "El Puente de los Suspiros".




Paseando por Barranco, estatua Chabuca Granda
Estatua dedicada a Chabuca Granda 

A Chabuca querríamos dedicarle un solo post -sobre todo después de la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Nación a su obra- pero será un poquito más adelante. Cruzando el Puente de los Suspiros y avanzando por un estrecho camino paralelo a la Bajada de Baños, llegaremos a un bello mirador conocido por los increíbles atardeceres frente al mar Pacífico. Y aquí como narrador he de contar dos versiones distintas que me contaron sobre la "Cruz de Fierro" que se observa sobre la loma del cerro de Chorrillos.

Una de esas historias dice que por allí llegaron los soldados chilenos que destrozaron Barranco a "sangre y fuego" y que se erige como un homenaje a las víctimas de la Guerra del Pacífico; la otra historia que llegó a mis oídos es que esa cruz está hecha con las torres de alta tensión que volaron con explosivos los militantes de Sendero Luminoso y que sirve de recordatorio para aquella época de "apagones". ¡Cualquier aporte sobre esta historia sería bien recibido!



Frente al Puente de los Suspiros también podemos apreciar La Ermita de Barranco, una pequeña iglesia de adobe y quincha de mediados del siglo XVIII que fue incendiada por los chilenos en 1882 y reconstruida posteriormente. Sin querer entrar en polémicas, algunos barranquinos me comentaron que la iglesia fue destruida por los chilenos no sin antes haber fusilado a todos los civiles que buscaron refugio entre sus paredes y al mismo sacerdote que los defendía. A día de hoy, aunque no está en las mejores condiciones, luce con la fachada restaurada y pintada en un vivo color mostaza.


Si bajamos las escaleras aledañas al Puente de los Suspiros podremos acceder a la Bajada de Baños, una cuesta que nos llevará camino a la Costa Verde y la arena del Océano Pacífico (por si alguien quisiera darse un baño). Os dejamos algunas imágenes de la Bajada y de algunas calles barranquinas de nuestro amigo y fotógrafo peruano Jorge Arméstar.








En nuestro siguiente post veremos qué ofertas de ocio nos ofrece Barranco y qué espacios de arte puede ofrecer este singular distrito.

Ricardo, Viajes del Perú
Enero 2017

2 comentarios:

  1. Que artículo! Me ha encantado!
    Deseando visitar Perú

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras David! Te esperamos por aquí. Un saludo!

    ResponderEliminar