lunes, 18 de noviembre de 2019

Viajar a Perú 15 días por libre

Muchos de los lectores de nuestro blog nos preguntan sobre los posibles itinerarios que pueden elaborar para viajar a Perú en 15 días por libre. Para empezar, queremos contaros que recorrer Perú por libre no es complicado siempre y cuando tengamos bien definido un plan, trayectos y medios económicos con de los que disponemos.

15 días en Perú no dan para mucho por la extensión de su territorio y la cantidad de atracciones turísticas de las que dispone, por lo que lo más recomendable es realizar la famosa Ruta del Gringo que arranca en Lima y termina en la joya arquitectónica inca de la ciudadela de Machu Picchu.


De hecho, llegar a Machu Picchu será la guinda del pastel a un viaje que posee todo lo que pueda desear un viajero: aventura, diversión, historia y gastronomía.

El itineario que proponemos para viajar a Perú 15 días por libre es el siguiente:

Día 1 y 2: Lima.
Día 3: Ica y Huacachina
Día 4: Islas Ballestas y bus hasta las Líneas de Nazca
Día 5: Arequipa.
Día 6 y 7: Cañón del Colca
Día 8: Puno y Lago Titicaca
Día 9: Cusco
Día 10: Valle Sagrado
Día 11: Aguas Calientes y Machu Picchu
Día 12: Visita a Maras y Moray
Día 13: Montaña 7 colores
Día 14: Vuelta a Lima
Día 15: Regreso

DÍA 1 y 2: Llegada a Lima

Dependiendo del vuelo que hayas tomado con dirección a Perú es posible que llegues a la capital en la mañana o por la tarde. Si el viaje fuera desde España –por ejemplo- tomará 13 horas aproximadamente; lo más recomendable es tomarse el primer día con calma y no forzar mucho el jetlag.

Un buen plan para esta primera jornada será conocer el turístico distrito de Miraflores, pasear a lo largo de su hermoso malecón y pararnos a ver la puesta de sol con vistas al océano Pacífico en el popular Parque del Amor, que posee una estética similar al Parque Güell (salvando las distancias) con versos de amor en mosaicos y una estatua central de Víctor Delfín llamada El Beso.

Parque del Amor escultura El Beso

Muy cerca a pie llegaremos al concurrido centro comercial Larcomar, un espacio que abre frente a la costa del Pacífico en el que podremos encontrar restaurantes, cafeterías, tiendas de ropa, bares, discotecas e incluso teatro y cines.

Al despertar al siguiente día y tomar reponer fuerzas con un buen desayuno, podremos aprovechar para conocer Lima, también llamada la Ciudad de los Reyes, y visitar su Centro Histórico donde existen instituciones centenarias como el Palacio de Gobierno, la Catedral de Lima (que guarda los restos de su fundador, el extremeño Francisco Pizarro), además de locales míticos como El Cordano o el Hotel Maury, donde se dice que nace el pisco sour, el cóctel bandera del Perú.

Infaltables son también otros recintos religiosos como el Convento de San Francisco con un número de 70 mil sepulcros en el interior de sus catacumbas o el Santuario de Santa Rosa de Lima, patrona de la ciudad y de América.

Si hemos aprovechado bien el tiempo tendremos la oportunidad de volver a Miraflores y conocer la Huaca Pucllana, icónicos restos de la cultura Lima datados en el año 400 d.C. enclavados en el corazón del distrito; o conocer el increíble Museo Larco, con más de 45 mil piezas de las culturas Chavín, Chimú, Nasca, Paracas, Cupinisque, Lambayeque e Inca.

Convento de San Francisco

Una buena forma de cerrar el día es conocer alguno de los mejores restaurantes de Lima, entre los que se encuentran Maido (considerado el número 1 de Latinoamérica en la última edición de los premios 50Best Restaurants LATAM); Central; Ámaz; Astrid & Gastón; Rafael; o Isolina.

Día 3: Ica, su pisco y las dunas de la Huacachina

Saldremos temprano desde la madrugada para tomar un bus dirección a Ica sobre las 6.00 a.m. Este trayecto que puede costarnos alrededor de S/ 42 nos tomará unas cuatro horas en la que podremos aprovechar para relajarnos y dormir (los buses son bastante cómodos).

No recomendamos quedarnos en la ciudad de Ica, que posee pocos atractivos turísticos más allá de su Museo Regional y su Catedral cercana a la Plaza de Armas. Más bien, al salir de la estación de buses os recomendamos tomar un taxi que os acerque a La Huacachina por unos S/ 6. Allí podréis reservar un tour sobre las dunas en los buggies tubulares y practicar sandboard sobre una tabla de iniciación. Estos tours tienen un coste inicial de S/ 30, aunque se puede regatear hasta conseguir S/ 25.

Huacachina Peru

Tras saltar entre las dunas aún podréis hacer la ruta del pisco a través de las más de 85 bodegas artesanales que existen en los alrededores. Ica es el principal productor de pisco del país, y en estas bodegas se guardan los secretos del mejor pisco del mundo. Estos tours que os ofrecerán en la misma Huacachina no deberán superar los S/ 30-25.

Si queréis hacer este recorrido sin prisas y disfrutar de las catas de pisco que realizan en las bodegas os recomendaríamos dormir en el oasis, donde existen un buen número de hoteles y hostels para acoger a los turistas (si viajáis en temporada alta recordad de hacer la reserva con antelación).

Día 4: Islas Ballestas, sus leones marinos y las enigmáticas Líneas de Nazca

Si nos levantamos temprano podremos llegar a una hora prudencial antes de que el sol esté en su cénit y nos incomode para conocer en lancha las hermosas Islas Ballestas. Aquí se encuentra una gran variedad de aves guaneras como los cormoranes guanay, los pájaros bobos o los pelícanos. Entre las rocas también divisaremos leones marinos, pingüinos de Humbolt o delfines que saltarán delante de los turistas con su característica simpatía.

En este tour que cuesta unos S/ 40 podremos divisar un geoglifo icónico de la zona conocido como El Candelabro. Su origen se desconoce, hay quien dice que es una prueba de las que luego serían las Líneas de Nazca, e incluso un símbolo de los antiguos marineros que navegaban en la zona.

Islas Ballestas

Tras conocer las Islas Ballestas y su historia de centro guanero peruano, nos pondremos en camino para conocer las Líneas de Nazca, que podremos divisar en su esplendor desde un aeroplano que contratemos en el aeródromo cercano. Estos servicios turísticos rondan los US$ 100, aunque os recomendamos fijaros que las aeronaves cuenten con todas las licencias en orden.

De las Líneas de Nazca se ha dicho desde que son señales de aterrizaje para extraterrestres a dibujos enfocados a los dioses para ganarse su favor. La teoría más aceptada sería la que apunta a que eran “guías” para los peregrinos que llegaban de diversas zonas del Perú en busca de la ciudad sagrada de la cultura Nazca llamada Cauachi.

Día 5: La Ciudad Blanca de Arequipa

Esta jornada nos dirigiremos a la hermosa Ciudad Blanca de Arequipa, llamada así por estar construida en sus orígenes por una piedra blanca de origen volcánico llamada sillar.
El centro histórico de la ciudad es una joya de la arquitectura colonial, donde destacan la Plaza de Armas, la Catedral, el distrito de San Lázaro –que es donde se funda Arequipa-, el Mirador del Carmen o el Convento de Santa Catalina.

Arequipa Plaza de Armas

Pero hay algo que también distingue a Arequipa además de su bonita arquitectura, y es su grandiosa gastronomía y los cientos de restaurantes y picanterías que se reparten por toda la ciudad. La cocina arequipeña está muy integrada en la gastronomía peruana y en especial, en la limeña, que como se sabe, ha sido capaz de conquistar un espacio de lujo en la cocina internacional.

Dar un paseo por la ciudad, cenar en una de estas picanterías y tomar una cerveza local o un pisco en algún bar del centro es una gran manera de relajarse antes de enfrentarnos al que será uno de los tours “duros” de nuestro viaje; por el esfuerzo de los trekkings y por estar, por primera vez desde que pisamos Perú, en alturas superiores a 2,300 metros sobre el nivel del mar (msnm).

Día 6 y 7: Cañón del Colca

Con el Cañón del Colca empieza nuestra primera prueba como auténticos aventureros y fans del trekking. Lo primero que tenemos que hacer es tomar un bus desde Arequipa que nos lleve a Chivay; para no andar con prisas podremos hacer noche en el poblado y levantarnos tempranos para comenzar el tour al Cañón del Colca y la Cruz del Cóndor. En Chivay existen unos baños termales que pueden servir para relajar músculos y hacernos poco poco a la zona para evitar el mal de altura.

Cañon del Colca Colca Canyon Mirador del Condor

Seguramente no os cuentes en el tour que contratéis (hay muchos en Chivay), que para entrar en el Cañón del Colca se deben pagar S/ 70 de un boleto turístico. Éste lo podréis comprar en Chivay o Cabanaconde.

Veréis todo tipo de bailes con locales, artesanía, y costumbres de la zona durante vuestra caminata. En la Cruz del Cóndor podréis observar (si el tiempo lo permite) a varias de estas aves que son el símbolo del altiplano y las zonas altoandinas.

Día 8: Puno y el Lago Titicaca

Si es posible a nuestra vuelta a Arequipa trataremos de tomar un bus nocturno que nos lleve hasta Puno, pues el trayecto dura unas 6 horas. Ya en Puno no nos tomaremos más tiempo del necesario para conocer la ciudad, pues al ser una ciudad de frontera con Bolivia existe mucho descuido y –cabe mencionarlo- bastante contrabando.

Nuestra meta es llegar directamente al Lago Titicaca, el lago navegable más alto del mundo (3,800 msnm) y de donde según la mitología inca surgen los primeros gobernantes Manco Cápac y Mama Ocllo. Ojo. El mal de altura puede hacer efecto en nuestro cuerpo a esta altura, por lo que recomendamos una dieta de pollo, no fumar y no ingerir grasas o alcohol.

Caballito de totora en Lago Titicaca

Ya en el Lago Titicaca existen ferries que cada 15 minutos parten desde las 6.00 a.m. a las 4.00 p.m. a las islas de Uros, Taquile y Amantaní. Cada una con sus particularidades y sus distintas poblaciones. Seguramente os suenen las Islas flotantes de Uros, que son las más publicitadas y están elaboradas con totora, una especie de jara de río flexible que se encuentran en las orillas del lago.

Para dormir existen cantidad de opciones económicas en Puno, aunque también podremos tomar un bus nocturno con dirección a Cusco.

Día 9: Cusco

La capital del antiguo Imperio Inca es la mayor atracción turística del Perú y se nota en la cantidad de bares, restaurantes, discotecas y demás reclamos que parten desde la Plaza de Armas a lo largo de toda la Avenida Sol.

Al llegar lo primero que tendremos que hacer  al llegar a Cusco será comprar el famoso Boleto Turístico, que nos permitirá ver los principales atractivos turísticos de la ciudad y alrededores, además del Valle Sagrado de los Incas. Este boleto tiene un precio de S/ 130 y se puede adquirir en la Av. El Sol 103, Galerías Turísticas de Lun-Sáb 8.00-18.00 horas; Dom-Festivos 8.00 a 13.00 horas.

Boleto Turístico Cusco

Una vez que tenemos nuestro boleto turístico podremos aprovechar para conocer alguno de los museos que entran en su precio u otras atracciones como el Q’oricancha o Templo del Sol.

En Cusco no nos aburriremos. Además de poder conocer el barrio artesano de San Blas o el mercado de San Pedro, con todo su mundo de colores, sabores y pócimas para el amor, tenemos muchísimas opciones para comer su rica gastronomía o tomarnos una cerveza en sus zonas de marcha.

Mercado de San Pedro

Es momento de descansar. Al día siguiente nos espera el mágico Valle Sagrado de los Incas.

Día 10: Valle Sagrado

El Valle Sagrado de los Incas es una auténtica joya de la naturaleza enclavada entre cerros por los que se cuela la luz del sol. Podremos hacer este recorrido por libre tomando colectivos junto a gente del lugar (que en muchas ocasiones llevan sus gallinas o sus mercancías para vender en poblados cercanos); o también podremos tener una experiencia menos local contratando tours junto a otros turistas por el módico precio de unos S/ 40.

A lo largo de este recorrido por el Valle Sagrado veremos la pequeña población de Pisaq, donde se encuentra el mayor mercado de artesanía y productos de la tierra de todo el sur de Perú, para pasar por Urumbamba, Chinchero, hasta llegar a Ollantaytambo, la que está considerada la segunda mejor atracción inca tras el Machu Picchu.

Ollantaytambo

De hecho, además de sus ruinas incas (inconclusas en algunas áreas por la llegada de los españoles), Ollantaytambo es considera como la única ciudad “inca viviente” y donde aún se rigen las tres leyes incas: No robarás (ama sua), no mentirás (Ama Llulla), no serás ocioso (Ama Quella). Lo más recomendable es hacer noche aquí y partir temprano sobre las 5.45 a.m. hacia Aguas Calientes (Machu Picchu Pueblo).

Día 11: Aguas Calientes y Machu Picchu

Tomaremos el tren de madrugada para llegar temprano a Aguas Calientes y poder comprar nuestro ticket de bus hasta el Machu Picchu por un precio de US$ 24 ida y vuelta. En este punto hay que decir si queremos ahorrar ese dinero existe una forma de subir a Machu Picchu caminando en un ascenso empinado paralelo a la carretera que dura 1.30-2 horas. Es un ascenso duro y una persona mayor no podría hacerlo, pero en buenas condiciones físicas es una posibilidad.

Al llegar a Machu Picchu lo más recomendable es conseguir un guía. Nuestra opción fue esperar a que el guía reuniera unas seis personas para abaratar gastos. El precio por cabeza es de unos S/ 30-40. La experiencia sin guía perdería muchísimo, por lo que os recomendamos que consigáis alguno de los que están dando vueltas por las cercanías de la entrada.

Ya en el interior y tras subir un pequeño ascenso os encontraréis de lleno con la postal más reconocida de Instagram. El Machu Picchu en todo su esplendor. La joya arquitéctonica de la cultura inca se encuentra muy bien conservada pues los españoles nunca llegaron a descubrirla.

Machu Picchu por libre

El paseo guiado dura unas dos horas tras el cual el guía dejará que los turistas puedan seguir a su aire. Si no has contratado con antelación el billete que te da acceso al Huayna Picchu, te recomendamos tirarte en alguno de sus espacios abiertos de césped y respirar toda la energía que existe en la maravilla del mundo.

Os recomendamos que esa misma tarde toméis de nuevo el tren para volver a Ollantaytambo y hacer noche allí.

Día 12: Maras y Moray

Al despertar podréis reservar un tour desde Ollantaytambo o partir en alguno de los colectivos que salgan del mercado. Otra opción que puede permitirnos viajar con mayor comodidad y a nuestro ritmo es la de alquilar un taxi entre 4-5 personas y hacer esta jornada de unas 6 horas por S/ 140 (a repartir entre los viajeros).

Maras y Moray son dos atracciones del Valle Sagrado que no debemos perdernos. El primero es un espacio donde encontraremos cientos de pequeños cubículos con agua donde los pobladores recogen la famosa sal rosada de Maras (que podremos llevarnos a casa en paquetes por módicos precios de S/ 10-20). Es un lugar plagado de pequeños espacios cuadrangulares parecidos a manantiales que nos dan la impresión de estar en algún planeta lejano.

Salineras de Maras por libre

La sal rosada de Maras tiene un gran número de propiedades y una baja concentración de cloruro de sodio. Funciona, además como regulador de la presión arterial y como desinflamante.

Tras dejar Maras, llegaremos a la cercana Moray, un lugar místico en el que podremos observar varios círculos concéntricos excavados en la tierra que los incas usaron como laboratorios climáticos para el cultivo de diversas especies agrícolas. Esta visita nos tomará unos 40 minutos y puede ser el último punto de visita en el Valle Sagrado antes de partir de nuevo hacia Cusco.

Moray por libre

Día 13: La Montaña Arcoiris o Montaña 7 colores

Esta es una atracción que había pasado desapercibida durante muchos años pero que se ha puesto de moda en la última década. La Montaña de los 7 colores, llamada por los pobladores de la zona Ausangate, es un Apu o cerro sagrado que tiene una formación mineral que le aporta esos colores característicos.

Para llegar podremos tomar un bus en la Av. Huayruropata, que nos llevará hasta Quesuyuno, lugar de donde parten los trekkings hacia la cima. El trayecto para llegar desde Cusco nos tomará unas tres horas y tiene un costo de solo S/ 5. Podremos también pagar algún tour en la ciudad por unos S/ 40 que nos lleve hasta el lugar y nos incluya guiado.

Montaña 7 colores por libre

Si viajamos con niños o personas mayores, en el mismo lugar se nos dará la opción de alquilar un caballo para el ascenso por un precio de entre S/ 70-90. Al llegar a la cima o la cúspide de este cerro estaremos a 5,200 msnm y podremos tener unas vistas increíbles de toda la montaña y la zona.

Como llegaremos en la tarde de vuelta a Cusco, nuestra recomendación sería ir a probar alguno de los restaurantes que tiene la ciudad y disfrutar de nuestra última noche en compañía de nuestra pareja, hijos o amigos.

Día 14: Cusco y vuelta a Lima

Esta mañana te proponemos conocer lo que no te haya dado tiempo durante los días anteriores y que tienes integrado en el Boleto Turístico. Quizás a estas alturas no hayas conocido los atractivos incas que existen en los alrededores de la ciudad: Sacsayhuamán, Q'enqo, Puca Pucara y Tambomachay. Eso sí, si tu vuelo parte al mediodía hacia Lima te recomendamos precaución con los tiempos.

Cusco Plaza de Armas por libre

Tras visitar estas ruinas incas regresaremos a Lima para aprovechar nuestros últimos momentos en el país. Ya en Lima –aunque seguramente estéis cansados- haced un último esfuerzo para pasear por Barranco o comer en algún restaurante del distrito de Miraflores junto a un buen pisco sour. Las opciones de ocio en Miraflores son inagotables.

Día 15: Regreso a nuestro país de origen

Imagino que este día no nos dará muchas opciones más allá de alistar las maletas, preparar los documentos para el viaje de regreso y ver que todo esté correcto antes de marchar. Si tenéis tiempo, nunca estaría mal ir por ejemplo a Larcomar y tomarse un último desayuno mirando al océano Pacífico.

Si os ha gustado este itinerario y sus consejos podéis dejarnos un comentario o dar like a nuestra página en cualquiera de sus redes sociales. ¡Un saludo viajero!

Francis, Viajes del Perú
Noviembre del 2019
info@viajesdelperu.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario