sábado, 20 de enero de 2018

Cuentos y Leyendas de la selva peruana (I)

Las leyendas y mitos de todas las culturas surgen de la cosmovisión de un determinado pueblo en base a múltiples factores como la lengua, el entorno, el clima y las diversas formas de vida.

Titular a este post Cuentos y Leyendas de la selva peruana atribuyéndolo solo a un departamento particular podría ser bastante inexacto, sobre todo teniendo en cuenta que la Amazonía ocupa hasta un 70% de la superficie total del Perú y que en sus territorios viven hasta 50 pueblos originarios como los bora, awajún, ese eja, iñapari, shipibo-konibo o los matsiguengas y mashco piro en la zona sur, cada uno con su propia lengua y costumbres.

A continuación os relatamos algunas de las leyendas más características de la selva peruana, que al estar íntimamente unidas con la naturaleza, podemos dividir entre los cuatro elementos primordiales.

La leyenda del Delfín Rosado (AGUA)

En las calurosas noches de la amazonía no es extraño escuchar a pescadores invocar la presencia de los delfines rosados.“Bufeoo”, “Bufeoo” -exclaman- oteando las aguas oscuras en busca de un reflejo rojizo momentáneo que les indique el camino que haya podido tomar el animal, después de que en sus comunidades desaparezca alguna bella joven sin motivo aparente.

Según cuenta la leyenda, en días de fiesta por el aniversario de algunas comunidades, llegaban de los poblados vecinos decenas de habitantes para comenzar las celebraciones. Entre ellos, puede verse un hombre alto y apuesto, con apariencia extranjera, que lleva un impoluto traje blanco y usualmente un sombrero de paja de ala ancha.

En la confusión de los festejos, este extraño visitante seducirá a una chica en base a historias maravillosas de relatos y tierras remotas.

Cuando la joven sucumbe al hechizo de su encanto, el hombre la irá guiando fuera de las miradas hacia la vereda del río, y la invitará a sumergirse en sus profundas aguas. Una vez allí el hombre tomará su auténtica apariencia de delfín rosado, el rey de las aguas, que usa carachamas como zapatos y anguilas como correas para su pantalón.

La joven seducida por el delfín rosado, una vez que comienza a surcar su nuevo mundo acuático, empieza a perder la memoria de quién fuera en el pasado y surcan la piel de su cuerpo miles de brillantes escamas.

Es en ese momento en que la joven está casada y feliz con el bufeo, que solo un chamán puede arrancarla del fondo del río Ucayali. ¿Cómo es posible?

El chamán puede levantar el río como un mosquitero para ver todo lo que ocurre en su fondo. Puede ser –en un caso extremo- que el viejo brujo entre en la mente de la chica embrujada y logre convencerla de que debe regresar con su familia.

Si accede, deberá pasar una semana junto al chamán para recuperar su forma humana y deshacerse de su cuerpo flemoso y sus escamas, y otra más para volver a hacerle saber quién fue antes de su rapto.

La creencia en el Delfín está tan arraigada, que en la selva peruana se dice que todos los hijos expósitos son descendencia de los affaires del bufeo rosado.

La leyenda del delfín rosado es una de las más populares
y conocidas de la selva amazónica
 
Cuando el sol era un perezoso (FUEGO)

*Del libro ‘El paraíso amazónico del Perú. MANU. Parque Nacional y Reserva de la biosfera. Leyenda Machiguenga

Según cuenta la leyenda el sol era hace mucho tiempo un oso perezoso, que subía muy lentamente hacia el cielo para calentar un poquito la tierra.

Luego se iba de repente sumiendo a la tierra en oscuridad y frío. En su devenir caprichoso, el sol calentaba y volvía a enfriar a los hombres, que esperaban esos momentos de luz para reunir sus alimentos y dejarse entibiar por sus rayos.

Más tarde aparecieron dos soles, fruto de la unión de la luna con una mujer. Los dos soles (también caprichosos) se bañaban en los ríos como patos, que la gente trababa de atrapar para subirlos al cielo y dar así calor. Pero estos animales eran tan escurridizos que tuvieron que llamar al chamán, que aguantando la respiración entró en el río y pudo sujetarlos por sus patas.

El brujo los guardó en un saco y preparó distintas coronas hechas con plumajes de pájaros de vivos colores. Primero entrelazó una corona con plumas rojas de guacamayo bandera, pero cuando el sol llegó al cielo, quemó la tierra y los tejados de las aldeas. Más tarde hizo otra corona con plumas verdosas de periquito amarillo, aunque igualmente erró y el resultado fue demasiado frío.

Al darse cuenta de ello, mezcló plumas amarillas de guacamayo dorado y algunas rojas de guacamayo bandera y consiguió así el equilibrio perfecto. De los dos soles que fueron al cielo, uno estuvo debajo y el otro en el reino celestial más allá del cielo.

El primero escapó y desde entonces deambula de este a oeste, escondiéndose en la noche para descansar. El otro, más allá de la mirada de los hombres alumbra por siempre y solo podemos verlo en sueños y alucinaciones.

oso perezoso, cuento oso perezoso y el sol

El Chullachaqui (TIERRA)

Parte de la tradición dice que el Chullachaqui es el guardián de la selva, el que cuida los animales y las plantas de la amazonía de los cazadores que traen malas energías a la zona. Su nombre proviene del quechua chulla: pie, y chaqui: pequeño o corto, es decir, el de los pies desiguales.

Para otros es una especie de demonio o trasgo chiquito que toma la apariencia de un amigo o familiar para hacerte perder en lo más tupido de la selva. La seña distintiva de este ser es precisamente su talón volteado hacia delante, y podremos identificarlo por la forma que deja su huella en la tierra.

Las personas que afortunadamente han sabido identificar al Chullachaqui, darán la vuelta y tratarán de huir en sentido contrario al que les muestra. Los incautos que caigan en sus manos, sufrirán horrores, hasta morir solos en una selvática agonía.

*Se dice que en el distrito de Belén en Iquitos hay un señor que tiene un pie más grande que otro, y es contratado para un desfile de carnaval en el que representa al Chullacaqui. En algunas representaciones común ver a este ser mitológico con una pierna humana y otra de macho cabrío.

Chullachaqui, cuento del Chullachaqui

Los Hermanos y la oropéndola (AIRE) Leyenda Machiguenga

Cuenta la leyenda que una mañana dos hermanos machiguenga partieron juntos a recolectar nidos de oropéndola y atrapar sus huevos. Como la oropéndola cuelga sus nidos en lo más alto de los árboles, éstos construyeron una escalera para poder trepar hasta las ramas más altas.

Ya una vez arriba y cuando el segundo hermano saltó a una rama cercana, el primero, que quería a la mujer de su hermano para él, bajó deprisa por la escalera y la retiró, marchándose y dejándole arriba a su suerte.

El segundo hermano al ver que no podía bajar del árbol pasó varios días padeciendo hambre y frío y, aunque veía que las oropéndolas llevaban alimento a sus pequeñas crías, este no se atrevía a entrar en sus nidos.

Fue entonces que una oropéndola muy joven se apiadó de él y acercándosele le dijo: “Ven conmigo, te llevaré a mi casa”. El machiguenga se sintió culpable, pues el nido al que le guiaba el ave era uno de los que habían querido robar. Con miedo saltó de rama en rama hasta que la oropéndola lo guió al interior.

Al llegar al nido, el machiguenga se sintió tan cómodo que nunca más quiso irse, se transformó en una oropéndola y vivió con ellas para siempre.


En un siguiente post os traeremos algunas otras leyendas y cuentos de la selva que hemos podido encontrar revisando publicaciones relacionadas con la Amazonía peruana. Estas leyendas se transmiten de forma oral, pues la escritura es prácticamente desconocida para muchas de estas comunidades indígenas.

Aunque el Estado peruano ha hecho esfuerzos para llevar escuelas a estas zonas alejadas de la selva, existen aún poblados donde no llega el Ministerio de Educación; en muchos otros casos el currículo escolar no representa las identidades de cada pueblo originario y las lenguas propias se solapan ante la enseñanza del castellano. Aunque ese es otro tema aparte.

Aprovecho para recomendaros una bonita y deliciosa novela sobre el pueblo Matsiguenga (o matsiguenka) escrita por el Nobel peruano Mario Vargas Llosa: El Hablador. En este libro descubriremos gran parte de la mitología de este pueblo ancestral que sigue al sol, así como sus dioses y su inevitable pérdida de identidad debido a la invasión de colonos quechuas y la llegada de la modernidad con empresas energéticas como Camisea.

Francis, Viajes del Perú
Enero del 2018
info@viajesdelperu.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario